No es difícil asociar porotos granados y su aroma con el verano, además de ser un plato que está en el ADN de cada chileno.

— Por: Marcelo Ibarra Varas

Los primeros registro que existen de este sabroso plato en nuestra historia gastronómica es hacia el año 1550, cuando Pedro de Valdivia menciona en una carta enviada al rey de España, las bondades encontradas en esta nueva tierra y donde narra las maravillas de un plato que contenía maíz (choclo), frijoles (porotos) y zapallo.

En sus inicios fue conocido simplemente como porotos con granos de mazorca y zapallo, para luego en el tiempo ser nombrados como porotos con pilco. Este nombre recibido es de origen Mapuches y deriva de la palabra PIDCU (Mote de frijoles cocido con maíz), para luego en el tiempo derivar en la palabra PILCO. Es unos de los platos icono de la idiosincrasia gastronómica chilena por su sencillez, sabor, fácil cocción y aporte nutricional, y lo que ha provocado, que en el tiempo haya sido replicado y exhibido en distintos libros de relatos de cocina chilena (Libro de María Cenicienta año 1900 y la Negrita Doddy, 1911). Es un plato que con solo 3 o 4 ingredientes y un poco de paciencia (para desgranar los porotos) será el acompañamiento ideal para un almuerzo de verano.

Ingredientes

– 1 kilo de Porotos granados

– 2 Choclos maduros.

– 1 Cucharada de Manteca.

– 1 Tomate maduro.

– 1 Cebolla.

– 1/4 kilo de Zapallo

– 1 Diente de Ajo.

– Comino.

– Sal y pimienta a gusto

Preparación

-Desgranar los porotos y lavarlos bien.

-Luego limpiar y pelar el zapallo dejándolo entero

-Pelar y picar el tomate en cuadritos pequeños.

-Picar la cebolla y el ajo en cuadritos finos, Calentar la manteca y freír la cebolla junto al ajo, agregar el tomate, freír hasta que estén cremosos.

-Luego debe aliñar con la sal, el comino y la pimienta.

– Agregar los porotos, el zapallo y agua hasta cubrir los ingredientes.

-Cocinar hasta que ablanden los porotos. Retirar el zapallo y molerlo, vaciar nuevamente a la olla.

-Rallar o moler los choclos.

-Incorporarlos a la preparación anterior y cocinar unos 10 minutos. Revolver para que no se peguen. Si está demasiado espeso puede agregar pequeñas cantidades de leche, servir caliente y disfrutar de todo su buen sabor.