En mi querido Osorno mi madre o la tía Licha como la conocen, me crió junto a mi hermano con platos que marcaron nuestras vidas, haciendo esfuerzo para evitar el escaseo que a muchos chilenos nos tocó vivir. Así, en los ochenta, llega a mi paladar la sopita de pan, el causeo, la cazuela de coluda, guisos y estofados de panita, y el causeo de pata de pollo.Pero si algo hasta el día de hoy no puedo evitar comer y que exijo su preparación (ja ja ja) al llegar a casa de mamá son las pantrucas.

— Por: Kiltro Suelto

Puedes hacerlas como son originalmente con caldo de ave, o en mi caso, con huesitos de vacuno o cola de vaca…mmmm…rico.

Aunque con longaniza y variedades que he probado con mariscos en la costa valdiviana, son de todo mi agrado, lo mejor de todo es su sencillez y cualidad saciadora y espantadora del frió en los campos.

La crítica gastronómica Soledad Martínez dice que “esta sopa es muy antigua en nuestra cocina”. En su casa era plato obligado cuando había pavo, pues se hacían con el esqueleto y algunos restos del pájaro, y con uno o más huevos quebrados…
En su libro Cocina chilena familiar, Ruperto de Nola dice “…que en Italia este plato sería llamado pasta in brodo”. Recomienda prepararlo usando como base el caldo en que se coció la lengua de vaca. También, “que la masa no sea demasiado delgada para que las pantrucas no se recuezan…”

“Su cocción excesivamente larga les da, por otra parte, una consistencia demasiado resbalosa, que no resulta agradable (en algunos lugares suele llamárselas, en efecto, ‘resbalosas’; pero en nuestro concepto, se alude más con ello a un defecto que a una virtud)”, escribe el crítico.

Ingredientes:

  • Un litro y medio de caldo (te recomiendo el de vacuno)
  • 2 de huevo
  • 2 cucharadas de perejil picado o cilantro (prefiero perejil)
  • 1 cebolla picada en cubitos o brunoise
  • 1 zanahoria picada en rodajas o rayada
  • Hojas de Apio
  • Zapallo en trozos pequeños
  • Papas igual que el zapallo
  • 3 dientes de ajo
  • Orégano, sal, pimienta y comino

Ingredientes para las pantrucas:

  • 2 tazas de harina
  • 1 huevo
  • 1 cucharada de aceite
  • Sal y agua tibia

Preparación:
Lo primero es preparar un caldo sustancioso y con enjundia (palabra dada, a algo con mucha sustancia o grasita). Igual sirve la cocción de perniles, patas y otros manjares de nuestra chanchería local en agua, aunque un caldo de choros de Chaihuín vendrá de perilla si las quieres con una variante costera.

Saca los huesitos y aproveche la carne para picarla a las pantrucas.

Sofría la cebolla, el ajo, apio, condimente y sáquele el máximo olor y sabor. Agregue la carne que escogió, el caldo y las papas  junto al zapallo.
Luego, haga una base blanda con harina, huevo, aceite y salmuera tibia. Una masa lo mas simple posible.

Usleree, córtela en cuadritos de 3 por 3 centímetros apróx, o solo saca pequeñas porciones con las manos y tíralas al caldo hirviendo y, una vez cocidas, retire la olla del fuego. Incorpórale huevo mezclados con dos cucharadas de agua. Agrega perejil.
En mi caso la hago temprano para luego recalentar y así comerlas como en el sur…a cuchara pará!!!

Fuente: Cocineros en movimiento para HH