Un grupo de cocineros de diferentes nacionalidades que entienden la gastronomía como intercambio cultural y que va de la mano de la solidaridad. Eso es Cocineros en Movimiento, una increíble asociación que llevará una gran diversidad de platos, de los más variados países a la II Feria Hacedor de Hambre y que te invitamos a conocer.

— Por: Josefina Vives Silva

28 cocineros de distintas partes del mundo: Marruecos, Corea del Sur, México, Ecuador, Colombia, Perú y Chile. Todos unidos por una acción social, a través de la gastronomía. Eso es Cocineros en Movimiento, una agrupación que comenzó hace tres años con un sello de solidaridad y que hoy, conservándolo, brinda ayuda a través de todo Chile a distintas comunidades, teniendo como herramienta la cocina. Además va al rescate historias de todo el mundo, para llevarlas a la mesa.

Mauricio Pérez, mejor conocido como “Kiltro suelto”, es su fundador y director. Pérez cuenta que esta iniciativa nació durante la gran crisis de la marea roja que afectó las costas chilotas y al sur en general. “La sicosis era tal, que en las ferias libres no se compraba ni pescado, así es que realizamos una gran fiesta del pescado frito, con más de 22 mil raciones en la plaza de Maipú junto a colegas, feriantes y organizaciones de apoyo para cocinar”, comenta.

¿Cómo se gesto? Un llamado a través de redes sociales alertó a sus colegas que, como él, creían en una idea de cocina itinerante y social. Mauricio recuerda que a través de una de las redes en que publicó la convocatoria, muchos personajes reconocidos del rubro le dijeron “amarren a “Kiltro”, se volvió loco…cómo vamos a cocinar gratis”. Hoy recuerda y responde. “El tiempo me dio la razón y el pago está en el corazón”.

 

Actualmente, la solidaridad sigue formando parte importante de este grupo. Es lo que los mueve. Cuentan con el “Programa BK2”, una iniciativa que idearon, a través de la cual entregan capacitación a siete jóvenes de institutos y liceos técnicos gastronómicos de Santiago y que reciben clases de cocina, mixología, enología, fotografía gastronómica, entre otros. Los extranjeros también son parte, con el fin que sea una herramienta de superación y trabajo en nuestro país.

“Somos una Torre de Babel de aromas y sabores”, dice “Kiltro” con respecto al movimiento que formó hace un tiempo atrás, el que está conformado no solo por chefs, sino que también por periodistas, biólogos marinos, publicistas, y otros profesionales. “Todos con alma de cocinero y con ganas de revalorizar la cocina tradicional chilena. Llegar a un punto en el cual se cocine y difunda historia, se enseñe el cooperativismo, el trabajo como persona, y así generar una mejora país”, señala el director de esta singular propuesta.

Al conformarse como un grupo cuyos miembros provienen de distintas partes del mundo, cada integrante extrae lo mejor de su país de origen y lo plasma en sus platos. Un viaje sensorial a diversos rincones y continentes a través de la gastronomía, gracias al trabajo de lo que ya es una familia.

Yo, cocinera

Magdalena Toledo es una de las cocineras de esta asociación, una de las tantas mujeres que lo son, siendo mayoría en sus filas. Su especialidad es la cocina aimara, la cual, sumada a la huilliche y mapuche, forman parte del sello de Cocineros, representando lo más ancestral de Chile. “La finalidad es poder rescatar un poco el patrimonio de nuestra gastronomía nacional”, asegura.

Con respecto a la experiencia de trabajar en un mismo rubro junto a gente de tan variadas procedencias, Magdalena afirma que es algo súper enriquecedor. “Nos potenciamos, nos ayudamos y nosotros vamos creciendo también, en relación a nuestra cocina. Cambiamos nuestros sabores y conocimientos”.

Con respecto a la Feria Hacedor de Hambre, de la cual serán parte, Toledo señala que quienes asistan a ella, se encontrarán en su stand con una diversidad de sabores y preparaciones, además de diferentes propuestas visuales.  “Vamos a llevar platos con lo más popular de cada país y región”, asevera.

Amina Belounari es una chef marroquí. Supo de Cocineros en Movimiento mientras participaba en un evento gastronómico en Bahía Inglesa. Ahí conoció la causa que había detrás y se unió inmediatamente. “Esto ha sido un placer y un orgullo, porque uno nunca termina de aprender y siempre tratamos de sacar lo mejor del otro”.

También estará en la II Feria Hacedor. “Nos sentimos felices y orgullosos. Quienes acudan a este evento, quedarán sorprendidos por la diversidad de gastronomía, banderas, sabores y cultura”, finaliza.