¿Les ha pasado que han llegado de la pega con ganas de saborear un rico plato de comida casera, pero estás muy cansado para cocinar o simplemente no tienes tiempo? Fuente La Criolla vio una oportunidad en esta situación y decidieron emprender con un nuevo concepto: comida chilena, casera y delivery.

— Por: Valentina Bermúdez

Al entrar el cariño y la buena se hace notar. Desde abril de este año Paulo Falcón y María Lola Brondi abrieron el local persiguiendo un sueño. Y es que el bichito de abrir un boliche relacionado a la gastronomía siempre estuvo ahí. Solo necesitaban un empujón.

Luego de que ambos perdieran sus respectivos trabajos, fue la oportunidad ideal para crear un nuevo proyecto. Así fue como surgió Fuente La Criolla, un lugar lleno de sabores y aromas que llaman a recordar las preciadas preparaciones de la abuela.

Es un local pequeño, pues su objetivo está en el delivery. Puedes pedir en forma presencial, llamando o solicitando por WSS. La idea de estos emprendedores, es que de forma rápida deleiten a sus clientes con sus productos 100% caseros y hechos a mano.

“Primero queremos que nos conozcan y desde ahí potenciar la comida a domicilio, porque en el ámbito de comida chilena no se ha visto algo así. Por lo menos en este sector, somos los únicos”, explica Paulo, uno de sus dueño.

Cada bocado tiene su dedicación especial, pero el que viene a conquistar el paladar de sus clientes es el clásico pastel de choclo ($6.300), hecho con choclos humeros desgranados en el mismo local, con un pino suave de carne de vacuno, cebolla y aderezos. El equilibrio perfecto entre dulce y salado.  

Su carta va más allá y nos trae toda la sensación del sur con un apetitoso costillar de cordero ($7.990), ahumado en el mismo lugar del ‘suceso’.

Otro de los imperdible y favorito de los comensales son las empanadas de pino con ají fritas ($1500), elaboradas con carne picada, mezcla justa de cebolla y aliños típicos. ¿El ají? Hecho en el local, sin pasas, con huevo y aceituna. Una delicia muy bien aprobada.

Y nada más rico que terminar una buena comida con el preciado postre. El que se lleva todos los premios es la leche asada ($1.490). Un dulce tradicional pero con un sabor inolvidable.

Ubicados en los límites de Ñuñoa y Providencia, este bolichito gastronómico de a poco se está haciendo un nombre de acuerdo a la aceptación de su incipiente clientela que los ha preferido, básicamente por su premisa: calidad, productos frescos, hechos totalmente a mano, y su exquisitez en sabor y contundencia.

Este emprendimiento nos trae estas deliciosas preparaciones para no olvidarnos de nuestra comida tradicional, y que mejor, si llega a la puerta de nuestras casas.  

Dónde: Pedro de Valdivia 2571, Ñuñoa. Precios: Desde $1.200 hasta $14.500T: 232664045 o por Wathsapp al (+569) 5 6426539Facebook:  www.facebook.com/FuenteLaCriolla