Una cocina sobria, donde pescados y maricos son la especialidad de este lugar anclado en el llamado “puerto del amor”.

— Por: Kiltro Suelto

Después de la Guerra del Pacífico, el puerto dejó de pertenecer a Bolivia para convertirse en una ciudad chilena, que con el correr de los años fue creciendo hasta tener en la actualidad uno de los grandes puertos del país. Pero con un pasado que suele olvidarse, no así sus olores y sabores.

Conocido por sus congrios, choros y jaibas, la gastronomía local se muestra hoy en día como una fuente laboral y económica, que realza el patrimonio y la memoria del lugar.

Así, en la hermosa bahía de Mejillones, aparece, de lunes a sábado, con más de seis variedades de platos hecho como en casa, Esprell. Una picada con sabor casero y que atendida por su dueña, entrega la tradición gastronómica de la ciudad con sus chupes de jaibas, pasteles y otros. Entre pinzas y cascarones los crustáceos han entregado identidad por años a la cocina de ese lugar.

Ceviche de variedades de pescados y mariscos; carnes rojas y blancas, y una que otra sorpresa en el menú, totalmente, acorde al bolsillo.

¿Algo más? ¡Claro! Destacar la buena atención y frescura de los productos. ¿Qué recomendamos? Los sándwiches de pescado frito con su característica crocancia, que llaman a quedarse y pasar una y otra vez

 

Receta del ‘sánguche’ de los Esprell de Mejillones

 

-1 marraqueta

-1 presa de pescado a elección (merluza ideal), frita en un batido de harina con cerveza, orégano, sal y pimienta.

-6 aros de cebolla

-3 hojas de lechuga

-2 rodajas de tomate

-Mayonesa al ajo a gusto

-Ají verde picado

 

Dónde: Av. Almirante castillo 385, entre Andalicán y Ongolmo, Mejillones

Precio: Desde $3.500

 

Fuente: Cocineros en movimiento para HH