Todos sabemos que es difícil tomar decisiones. ¿Cebolla caramelizada o tocino crujiente? ¿Mechada o hamburguesa rellena de queso cheddar? Los hambrientos entenderán el dilema, y sobre todo si se trata de una picada gourmet ubicada en Peñalolén y que en sólo dos años ha logrado un éxito rotundo. Aquí nos metimos en “El Cuartel”.

— Por: María José Winter

Todo partió en un cuartel de bomberos. Ustedes se preguntarán qué tendrá que ver esto con una sandwichería. Bueno, la historia es así. Jaime era de la PDI y Sebastián de Carabineros. Ambos se conocieron en una ‘bomba’, lugar que dio inicio a su amistad y que los llevó a soñar juntos en grandes emprendimientos. Primero fue un carro de sopaipillas gourmet y luego la idea se concretó en un local de sándwiches que se instaló en un espacio vacío de una botillería de Peñalolén.

Así nació. Un lugar que tenía una difícil misión: competir con la enorme cantidad de completos y hamburguesas de porte grotesco que se venden en cada esquina de Peñalolén a tan sólo dos luquitas. Pero lo lograron, abrieron el 15 de abril del 2016 y desde ese primer día ha sido todo un éxito.

¿Pero a qué vinimos? A comer. Y aquí en “El Cuartel” hay que ser un guerrero, un vikingo, un cowboy, porque no es fácil salir bien parado después de comerse 220 gramos de hamburguesa o 200 gramos de carne mechada. Agréguele el resto de los ingredientes, la gran porción de papas fritas y el bebestible… ahí los quiero ver.

Nosotros quisimos probar el popular “Viejo Oeste” ($4.950) y uno de las novedades; el “Llanero” ($5.490). Del primero, su exquisita y contundente mechada mezclada con cebolla caramelizada, palta, tomate, lechuga y mayonesa casera lo hacen muy fresco. Un clásico que hay que probar. El segundo nos dejó infartados. Fue una verdadera explosión de sabores la que produjo su hamburguesa rellena de queso cheddar, champiñones, cebolla morada, tomate, tocino crujiente y más queso. No hay más palabras para su descripción. Este sándwich fue una inspiración de Sebastián luego de un viaje a Cusco, y ya se imaginarán el resultado.

Se nota la frescura de los ingredientes, la creatividad en cada uno de sus variedades y la cercanía del local con su gente. En sólo 33 metros cuadrados se ha creado esta maravilla, porque la idea es manejar el negocio en un lugar pequeño para después ser capaces de llevar la marca a un foodtruck o a un mall. Porque la ambición de crear una cadena está latente, pero por ahora, la rompen en Peñalolén. “Logramos hacer una marca y generar un impacto positivo. Hemos atraído a mucha gente”, cuenta Moya.

Sólo te podemos aconsejar tres cosas: avíspate, guarda hambre y ándate a dar una vuelta por “El Cuartel”. No te arrepentirás.

Dónde: Av. Grecia 6785, Peñalolén.Cuándo: Desde las 11:00 hasta las 01:00 hrs. Cerrado los domingos.Precio: Entre $2.990 a $5.490