Con tan solo tres años de funcionamiento, sus recetas son furor entre sus comensales. Su ambiente, sabor y especialmente la calidad de sus preparaciones son parte fundamental de su gran fama.

— Por: Valentina Bermúdez

Dentro de las variedades que ofrecen, se destacan la mechada, el lomo, el churrasco, la lengua y el arrollado. La particularidad de los deliciosos bocados es que son contundentes y jugosos. Característica que seduce a sus parroquianos que valoran la dedicación que “El Nano” pone día tras día a las míticas marraquetas.

Según su dueño, Gabriel Orellana, el plato más pedido entre sus clientes es el Veronik ($4.500), compuesto de carne mechada, queso, poroto verde y tomate. El mencionado sándwich ha sido catalogado como uno de los imperdibles de esta picada. “Trabajamos todos los días con alimentos frescos y carnes de categoría”, explica. Además aclaró que sintió la necesidad de crear un restaurante que se distinguiera de los demás por sus productos y luego remata que “se ha logrado la mejor relación entre calidad, cantidad y precio”.

Orellana nació y creció en La Vega. Hace 20 años que trabaja en el rubro de la comida. Anteriormente lo había hecho en casinos de distintos colegios, sin embargo decidió volver a su cuna y emprender un camino en el lugar que lo vio crecer.

Bajo el lema “en los sándwiches el tamaño sí importa”, otro de los platos inolvidables de esta boliche, es el Magual ($4.200). Lo que lo diferencia del resto es que es una especie de Barros Luco pero incluye champiñones.

Si vamos a hablar de generosidad, nadie le gana al “Nano”. El cariño y calidad de sus productos marcan la diferencia y definitivamente se posiciona en la lista de los imperdibles de la comuna de Recoleta.

Dónde: Antonia López de Bello 743, local 235, Recoleta Cuándo: Lunes a sábado desde las 6:00 hasta las 16:30hrs. Domingo cerradoPrecio: $1.000 a $4.500T: (+562) 2 3203 0610