Una simple invitación para conocer una cerveza en base a café, se transformó en una exquisita experiencia culinaria que nos sorprendió. De la mejor forma.

— Por: Pato Guzmán M.

Dardignac 0127. Barrio Bellavista. Ubicación perfecta para un boliche que tiene pretensiones altas. Decoración preocupada y parroquianos que de a poco, como se ha hecho costumbre, comienzan a llenar el lugar.

Ahí nos esperaba Asbjorn Gerlach, uno de los fundadores de la cervecería Kross y del proyecto que involucra los bares. Un tipo mesurado, muy simpático, que realmente sabe lo que hace. Y lo que creó. Luego de una amena charla y de introducirnos en este mundo, vamos probando.

Partimos con un “Querido crudito”. Posta negra Angus. Aliños que aparecen. Pepinillos, ají verde, cilantro, mayonesa, limón, mostaza de la casa y tostadas. Esos 170 gramos de carne, con la cebolla morada que ya lleva, son suficientes. No necesita más. Agradable, sencillo, muy rico. Perfecto para compartir con una Golden.

No puede faltar una pizza. Entre los siete tipos que existen, nos fuimos por una “Hangaroa”. Chanchito en salsa BBQ casera, piña quemada, queso mozzarella, ají y hojas de cilantro. Interesante combinación en una masa crujiente, donde el dulzor algo empalagoso dispone más que propone. Quizás, suficiente sería con la salsa barbecue o definitivamente la piña. Una cervecita Maibock, eso sí, hace el match ideal.

Una exquisitez dentro de su heterogénea carta de sánguches es sin duda la “Fricanprieta”. Nos encontramos frente a frente con una mixtura seductora de sabores. 50% vacuno y 50% prieta, peras asadas, queso azul, mostaza, rúcula y mayonesa casera. Se distinguen por si solo cada elemento, lo que lo hace más atractivo. Es un total acierto. Recomendable. Maravilla. Una Ipa, por su gusto amargo, le viene como anillo al dedo.

Dos más recomendados. “Huaso italiano”, en base a arrollado, palta, tomate, cebolla en escabeche salteada, cilantro y mayo casera. Y una “Lengua chacarera”(poroto verde, tomate y ají verde). Destacar del primero su sencillez y sabrosura, pero también el hecho de redimir la cebolla en escabeche, ingrediente subestimado en la cocina nacional. Como componente distinto de la preparación, le da ese toque. El segundo, la medida cocción en plancha. Ambos, un tino gastronómico identitario para aplaudir.

En definitiva, dos conclusiones. Cervecería Kross en sus recién cumplidos 15 años ha sabido idear un producto artesanal de calidad indiscutida, lo que les da la posibilidad de seguir el mismo camino en sus tres bares (además Orrego Luco y el recién inaugurado en Borde Río) con la comida. Se nota el compromiso, la excelente preparación del personal que conoce perfectamente cada producto que ofrece, lo que les da un plus extra a la hora de recomendar y atender. Son detalles que no se ven en otros lugares. Precios completamente asequibles para un espacio que está dando que hablar hace un tiempo, gracias al trabajo en equipo, esfuerzo, dedicación y por supuesto por su cervecería… y ahora, la buena mesa.

Dónde: Dardignac 0127, Providencia / Orrego Luco 066, Providencia / Av. San Josemaria Escrivá de Balaguer 6400 Local 2B, Vitacura

Más Info: www.kross.cl